CONTRA LA CORRIENTE


Tú no eres como el mundo dice que eres; tú eres real sacerdocio, Linaje escogido por Dios, Nación santa, la niña de sus ojos, la novia del cordero, el escogido de Dios, el redimido de Dios, el amigo y el hijo Dios.


En sí que nos hace diferente a los demás, ¿A caso es nuestra forma de vestir? ¿Nuestra apariencia? o ¿Lo son nuestros ideales? En verdad podemos decir que en una sociedad como esta es muy importante como te ves, más de cómo eres, esta sociedad, nos ha dicho como debemos ser para poder ser aceptados

Este mundo te dice que si no tienes dinero, no vales nada, los medios dicen que si una señorita no es 90, 60, 90 entonces no es bonita, los amigos dicen que si no sales a bailar o a tomar no estás en la onda o que si esperas hasta el día de tu boda entonces eres enchapado a la antigua.


¿Pero qué te dice Dios de todo esto?

Dios nos ha creado de diversas formas, de diversos colores, y aún de diferentes tamaños, a cada uno nos dio la opción de decidir quién somos y que camino debemos tomar.


Si tomamos el camino del mundo corremos el peligro de frústranos, pues realmente nunca llenaremos las expectativas del mundo, si no tienes dinero vivirás en la miseria y en la derrota, si no te ves como una modelo, vivirás con baja autoestima, y si buscas llenar los vacíos de tu corazón con las opciones que el mundo te da, entonces nunca llenaras tu corazón y serás infeliz.


Pero si tomas el camino que Dios ha forjado para ti, entonces encontraras verdad y vida eterna; el Padre será quien llene cada vació de tu corazón, quien te de el valor de tu vida, que ya ha sido pagado y vale su sangre, será el quien llene tu vida de éxito y provisión divina.


Dios tiene preparado para ti grandes cosas, el ha soñado contigo grandes sueños, el ha creído en ti y el valor que tienes no por cómo eres, si no por quien eres cuando venimos rendidos y arrepentidos de nuestra pasada manera de vivir, con un sin fin de imperfecciones con la imagen y el carácter que el mundo forjo en nuestras vidas, es donde se quiebra el molde viejo que había en nuestro corazón y es donde se comienza a establecer un nuevo modelo: el carácter de Cristo en nosotros, es cuando te das cuenta que al pasar los días te vas pareciendo mas a Jesús, es el hecho de mirarte en el espejo de tus frutos y la intimidad que tengas con aquel que moldea tu vida el que te dice quien eres en verdad.



No nades con la corriente, entra en el río de Dios y conoce tu realidad en Cristo Jesús.

13 vistas0 comentarios
Iglesia Cristina Casa de Bendición El Salvdor